Sígueme en Instagram...

...y también en Facebook.

viernes, 16 de marzo de 2018

Snoopy el detective.

Hoy traigo un "juego" nuevo para reforzar el razonamiento lógico, la resolución de problemas y la comprensión lectora. Espero que os guste y os sea útil en vuestras sesiones :)


martes, 6 de marzo de 2018

Tarjetas ortográficas II.

¡Seguimos aumentando nuestro llavero de tarjetas ortográficas! Al igual que las anteriores, la idea para trabajarlas es imprimir en tamaño folio, explicárselas a nuestros peques asociando la teoría a las imágenes que contienen, plastificárselas y hacerles a todas un agujerito por el que pasar una anilla/argolla a modo llavero.

Con ellas podemos trabajar dictados y expresión escrita y dejarles las tarjetas-llavero para que puedan autocorregirse ellos solos. De este modo fomentamos autonomía, atención y aprendizaje, y resulta más entretenido que sacar el boli rojo verde para corregirles.  





jueves, 1 de marzo de 2018

Resumen ponencia Araceli Salas en CICLIP: Dislexia. Protocolo de detección y actividades.

Araceli Salas es educadora infantil, psicomotricista y fundadora de DISFAM (Asociación de dislexia y familia), y en su ponencia nos habla acerca de un protocolo de evaluación para dislexia. Os dejo con el resumen de esta gran profesional:

* La dislexia es mucho más que tener dificultades en lectoescritura; pueden (o no) estar afectadas también áreas como la planificación&organización, la atención, la lateralidad, las matemáticas, el área motriz, la memoria a corto plazo...

* Generalmente las personas con dislexia son muy buenas en memoria a largo plazo, puesto que su cerebro es predominante visual y suelen tener una memoria fotográfica, pero fallan en la memoria a corto plazo. 

* La dislexia es un trastorno crónico; no se cura, pero es muy importante detectarla cuanto antes para facilitar herramientas y estrategias para afrontarla. 


* Junto a este trastorno pueden cursar otras dificultades, las más comunes: el déficit de atención, la hiperactividad, el trastorno de coordinación (dispraxia), altas capacidades y trastorno en el cálculo (discalculia).

* La dislexia se marca dentro de las dificultades específicas de aprendizaje (DEA: Dislexia, disgrafía, disortografía y discalculia). La disgrafía sería un trastorno en el trazo de la letra, muy ligado a la mala coordinación óculo-manual; la disortografía está presente en todos los disléxicos, y es conocer las reglas ortográficas pero ser incapaz de ponerlas en marcha de forma automática; la discalculia es parecido al trastorno de lectura y escritura pero con el cálculo, los números y la lógica matemática. Es probable que el niño abarque todas estas dificultades, aunque no siempre tiene por qué ser así. No es verdad que el niño con dislexia tiene mala letra, o no le gusta leer, o no saca buenas notas. No podemos continuar alimentando estos falsos mitos.

* Es importante tener en cuenta lo que podemos observar más allá de la teoría; debería llamarnos la atención que niños en edad temprana lo pasen mal a la hora de ir al colegio, o que niños curiosos, con inquietud por aprender, no avancen correctamente en lectoescritura e incluso rechacen los cuentos. No podemos olvidar que los niños, cuando son pequeños no son vagos; quieren aprender. Cuando cuando todo funciona, un niño quiere aprender y agradar a sus maestros, padres etc., y si le vemos muy desmotivado en cuestión de temas escolares es porque algo está pasando.

* El niño con dislexia se tiene que esforzar 3 veces más que un niño sin dislexia. Si ese esfuerzo no tiene un resultado positivo, empieza a ser consciente de ello. Las notas no siempre se corresponden con el tiempo que ellos emplean para estudiar y eso es algo que puede generar una gran desmotivación, por lo que no podemos continuar con la etiqueta de que ese niño no hace más porque "es vago".

DIAGNÓSTICO:

* Podemos tener un diagnóstico de dislexia a partir de los 7 años. Antes de eso no podemos hablar de dislexia, pero si podemos ver ciertas dificultades que se irán acentuando conforme pase el tiempo. No hay dos casos idénticos, cada niño es de una manera diferente.

* No podemos olvidar que, para diagnosticar una dislexia, tiene que haber una inteligencia/CI normal o por encima de la media (puede incluso cursar con altas capacidades). En la etapa de infantil nos tenemos que fijar en los niños que son muy visuales; capaces de recordar casi los guiones enteros de una película, que son muy creativos, pero tienen dificultades para ubicarse en el tiempo (días de la semana, meses del año...). No controlan el tiempo; el hecho de decirles "os quedan 10 minutos para terminar el examen" no les sitúa ni les da más información, sino que les pone más nerviosos porque no controlan los tiempos. Es posible también que no recuerden o no conozcan los colores, y/o que presenten dificultades para seguir rimas o leer cuentos e historias sin imágenes.

* En la etapa de primaria tenemos niños más afectados a nivel emocional, puesto que son conscientes de cómo escriben los demás, de lo que les cuesta a ellos leer, de lo nerviosos que se ponen etc., y empiezan a sentir que son "tontos" porque no se ven igual que los demás. Hay que explicarles que no aprenden de la forma en la que normalmente se aprende. No podemos obviar la falta de sueño, los dolores de cabeza, los despistes, la falta de atención etc., muy presentes en esta etapa y síntoma de alerta especialmente si en el colegio nos comentan que hay problemas a nivel lectoescritor.

* Deberíamos tener siempre presente el protocolo de detección y de actuación PRODISLEX para clarificar síntomas y sospechas cuando creamos que puede existir riesgo de dislexia. Si vemos que al pasar este protocolo, el niño presenta mucha sintomatología, sería interesante derivar al profesional pertinente. 

INTERVENCIÓN:

* Los niños con dislexia tienen una forma diferente de aprender, por lo que debemos centrar el aprendizaje en una metodología multisensorial; a través de los sentidos. No aprenden con una metodología tradicional por sus dificultades en la memoria a corto plazo; la memoria se debe activar a través de las emociones, de lo que nos gusta, lo que nos divierte... 

* Algo a tener en cuenta es que estos niños necesitan una adaptación curricular no significativa. Hay dificultades para aprender y demostrar lo que sabe, por lo que hay que facilitarle estrategias que le ayuden a aprender de forma diferente. En el protocolo de Prodislex de actuación hay herramientas y estrategias suficientes para saber qué hacer dentro y fuera del aula. 

* Sería conveniente disponer de grabadoras para guardar la información que den los profesores y poder acceder a ella en casa, utilizar mapas mentales en vez de desarrollar la teoría, facilitarle tiempo extra para terminar los exámenes etc. 

* Hay que normalizar siempre este trastorno, tanto en el colegio con los compañeros como en todos los aspectos de su vida diaria. 

* Las adaptaciones se mantienen aunque el niño empiece a tener éxito, incluso dentro de la vida universitaria.

Podéis ver el vídeo completo pinchando aquí.

miércoles, 28 de febrero de 2018

Resumen de la ponencia de Jordi Catalán en CICLIP: Cómo determinar cuándo un niño está preparado para leer.

La semana pasada descubrí las conferencias de CICLIP, web que os recomiendo, y me he propuesto haceros un esquema/resumen de las conferencias 2018 que más interesantes me parezcan, así como de algunas de las mejores (para mí) del año 2017 y 2016. Para verlas todas sólo tenéis que pinchar en la etiqueta "Charlas CICLIP". Empezamos con Jordi Catalán, médico especialista en dificultades del aprendizaje. Si tenéis tiempo, os recomiendo ver el vídeo entero tranquilamente y con unos buenos auriculares, pero si vais con prisa y/o queréis tener todas las ideas guardadas en alguna parte, os dejo las ideas principales que nos comenta este gran profesional:
  • Hay mucha diferencia respeto a qué edad se debe empezar a leer y escribir; en las escuelas nórdicas se empieza en torno a los 7 años mientras que en España la lectoescritura se inicia en torno a los 4 años. Es probable que a edades tan tempanas, los niños no estén lo suficientemente bien organizados para poder desarrollar el aprendizaje de la escritura.
  • No se debe determinar en qué momento se inicia la lectura atendiendo a la edad, sino al proceso madurativo; al cerebro.
  • El elemento fundamental es el cuerpo calloso, encargado de conectar los dos hemisferios. El derecho tiene funciones globales, mientras que el izquierdo es el sistemático. En la lectura, el HI decodifica las letras y las identifica sabiendo que son sonidos que forman palabras, y el HD es el que interpreta lo que está leyendo el HI. Para una buena comprensión lectora, tiene que haber buena comunicación entre ambos hemisferios.
El siguiente protocolo nos ayuda a valorar específicamente si el sistema nervioso está preparado para iniciar el proceso de aprendizaje de la lectura: 
  1. Coordinación contralateral --> Marcha del soldado y/o marcha del tambor. Pedimos al niño que mueva brazo derecho y pierna izquierda. Para ello lo realizamos nosotros previamente, y si es capaz de realizar esta marcha contralateral, la coordinación es correcta a este nivel.
  2. Si la marcha es homolateral, los hemisferios trabajan por separado, sin que exista vínculo de relación entre ambos.
  3. Figura universal. Presentamos una hoja de papel con el siguiente modelo, y pedimos al niño que realice el mismo dibujo que acaba de ver para evaluar su organización preceptiva.
  4. Aprovechamos para ver los trazos que realiza; si son de derecha a izquierda o de izquierda a derecha, y qué mano utiliza para dibujar. Si su ojo dominante es el derecho, suele haber tendencia a hacer barrido visual de derecha a izquierda. Niños que no estén bien lateralizados, hacen inversión y puede haber inicio de un cuadro de dislexia porque no hay un buen barrido de izquierda a derecha.
  5. Valorar lateralidad. Es fundamental para tener una buena organización en el espacio y de las funciones cerebrales. Debe haber predominio de un lado respecto al otro puesto que las grafías, números, símbolos etc., tienen dirección, y hay que saber diferenciar una /b/ de una /d/. Si el niño es diestro, tendrá más facilidad para poder entrar en los procesos de aprendizaje de la lectoescritura porque tendrá una referencia espacial para poder hacer los barridos de forma adecuada; si es zurdo, la primera fase será la de hacer un barrido de derecha a izquierda que debe reconducirse para que realice el barrido de izquierda a derecha siendo zurdo (OJO, NO CORREGIMOS AL NIÑO PARA QUE SEA DIESTRO SIN SERLO). Hay que ver dominancia de ojo, de mano, movimiento de lateralidad de piernas, lateralidad auditiva y lateralidad del movimiento general (al pasar por un sitio estrecho, qué lado coloca primero etc.). En el momento en que hay cruces laterales (mano izquierda, ojo derecho o viceversa) hay más opciones de que aparezcan errores en el proceso de aprendizaje de la lectura. En este caso hay que reorganizar al niño para mejorar su lateralidad ANTES de iniciar la lectura.
  6. Salud visual. Se puede realizar a nivel pediátrico. Problemas como el "ojo vago" dificultan la lectura pero, si las tareas para corregirlo (generalmente oclusión mediante un parche del "ojo bueno" para el que el ojo que tiene dificultades trabaje a mayor intensidad) se llevan a cabo mientras el niño está iniciando el proceso lector, va a tener dificultades porque no está trabajando con su ojo bueno sino con unas condiciones visuales más bajas.
  7. Visomotricidad. Movimiento que puede realizar el ojo. Un lector necesita realizar un buen recorrido sobre las líneas para conseguir una buena distribución de las palabras que esta leyendo y así evitar que se salte líneas, repita palabras etc. Para evaluar este proceso colocamos una pequeña linterna delante de él que moveremos de izquierda a derecha, de arriba a abajo, en diagonal y de forma circular a una distancia de aprox. 30cm. Si vemos que hay saltos visuales, o el niño mira para el otro lado, esto quiere decir que el niño tiene dificultades para fijar la atención visual en las letras y/o para realizar movimientos visuales. Podemos también colocarnos alejados e ir acercándonos, y que el niño nos diga a qué distancia ve imágenes dobles (lo normal es que la visión doble aparezca a unos 8cm; si aparece antes, estamos ante un problema de binocularidad que puede generar que las letras vez doble al no tener buena capacidad para fusionar ambas imágenes). A menudo los niños no son conscientes de que ven doble, porque esa ha sido siempre su visión normal. Podemos colocar también tres imágenes (por ejemplo, loro, perro y gato) y que nos diga qué ve. Si el niño dijese que ve un gato, un perro y un loro, estamos ante un problema de barrido visual, realizado en este caso de derecha a izquierda (lo cual está posiblemente relacionado con que su ojo dominante sea el izquierdo, aún siendo diestro). 
  8. Lenguaje: Debe haber un buen lenguaje que permita tener una buena integración de la forma que está leyendo. Deben existir unas 1000 palabras entre las que emite, entiende y pronuncia para saber que el niño está preparado para realizar la interelación entre imagen escrita/lectura de la palabra con la información lingüística de su cerebro. De este modo, el niño puede entender lo que lee. Niños con frecuentes otitis que presentan dificultades de lenguaje, van a presentar mayores dificultades a nivel lector.
  9. Atención: Si desarrolla adecuadamente cada uno de los apartados de este protocolo, la atención es lo suficientemente buena como para poder centrarse en el proceso de aprendizaje de la lectura.
  10. Motivación. 

Podéis acceder al protocolo aquí (tenéis que registraros para que os lo manden) y ver el vídeo completo aquí.  

martes, 27 de febrero de 2018

Tarjetas fonológicas.

Otro material de colaboradoras súper majas que comparten altruístamente su trabajo. Hoy os traigo estas tarjetas fonológicas, que a mí personalmente me encantan, y que incluyen las imágenes de apoyo a los fonemas que os dejé por aquí hace algunos meses.


Podéis descargarlas aquí, accediendo al blog de Logopedia pasito a pasito, su creadora.
Un abrazo!