lunes, 30 de enero de 2017

Digo&pienso.

A veces (¡muchas veces!) planificas una sesión y al final terminas haciendo algo completamente diferente que consideras necesario trabajar en ese momento. Hoy ha sido una de esas veces, y la paciente ha entrado en la sala llamando fea o tonta a personas que encontraba en las imágenes con las que estábamos realizando la actividad. No voy a entrar en el debate de si esos valores se inculcan en casa o fuera, porque creo que es obvio que deben ser trabajados en todos los contextos donde se desarrolla la persona, por lo que he aprovechado ese "incidente" para dejar claro que todos somos personas y que existen numerosas diferencias entre nosotros. Después de ver un poquito esas diferencias, hemos trabajado pragmática tratando de entender qué es lo que podemos decir de forma socialmente correcta, y qué cosas no deben sobrepasar nuestros pensamientos para no herir a los demás. De este modo hemos visto empatía, emociones, tolerancia y respeto. Como veis, a veces merece la pena meter un giro a las sesiones para trabajar cosas que sean funcionales y se puedan contextualizar en la vida diaria. Os dejo el material que hemos utilizado para trabajar todo esto (si lo plastificáis, podéis usarlo con distintas personas o trabajarlo en varias sesiones par a ver cuántas respuestas posibles podríamos encontrar).



No hay comentarios:

Publicar un comentario